Noticias y novedades de las Concepcionistas Franciscanas de Burgos

Reunión de las consagradas de la parroquia de San Julián, obispo. de la Archidiócesis de Burgos

07/06/2015

 

Se cantaron en ambos casos unas vísperas, donde acudieron 4 sacerdotes en las cistercienses y 3 en las concepcionistas franciscanas. Al final del acto se canto en un sitio la salve y en otro el Toda hermosa eres María.

Seguidamente se pasó a tomar algo y a compartir con todos.

También hubo testimonios de cada una de las comunidades: Las Cistercienses, Concepcionistas Franciscanas, Hijas de la Caridad y Hnas. del Niño Jesús Pobre. Adjuntamos el testimonio nuestro:

 

Somos una Comunidad de vida contemplativa, de hermanas de la Orden de la Inmaculada Concepción - Concepcionistas Franciscanas (Luisas).

Hace poco se nos preguntó: ¿Por qué Concepcionistas, por qué Franciscanas, por qué Luisas?

Concepcionistas:

Voy a ver si lo puedo aclarar: Concepcionistas, porque somos fundadas por Santa Beatriz de Silva en Toledo el año 1489. Esta Beatriz era dama de la nobleza portuguesa, que al casarse Juan II de Castilla en segundas nupcias con Isabel de Portugal, ( los que están enterrados en la Cartuja de Miraflores) se trajo como dama de honor a Beatriz de Silva.

Beatriz era muy bella, y muy pronto tuvo que soportar los celos de la reina que, quiso deshacerse de ella y la encerró en un baúl. Durante el tiempo de su cautiverio, tuvo una aparición de la Virgen, vestida de blanco con un manto azul, que la confortó y la pidió que fundara una Orden en alabanza de Cristo y honra de su Concepción Inmaculada y que las hermanas vistieran como ella, con hábito blanco y manto azul.

A los tres días, creyendo que estaba muerta, abrieron el baúl y apareció Beatriz más bella que antes del encierro. Huyó a Toledo con sus compañeras y permaneció 30 años en el Monasterio de Santo Domingo de monjas dominicas, con el rostro tapado, como señora de piso, sin ser monja, pero viviendo en la piedad y silencio, fraguando la nueva Orden.

Después de los 30 años de dejarse guiar por el Espíritu en la soledad y silencio del claustro salió con doce compañeras,  para los Palacios de Galiana, en Toledo,  que le había donado Isabel la Católica - hija de la que la había encerrado - y comenzaron los preparativos y gestiones para la nueva fundación, muy ayudadas por la Reina Católica.

Cuando ya estaba todo arreglado para la vestición y profesión, Beatriz enferma y en el lecho de muerte pronuncia sus votos. Así queda fundada la nueva Orden de la Inmaculada Concepción.

 

¿Por qué Franciscanas?

Como hemos dicho, Beatriz era hija de nobles de Portugal y en aquel tiempo, estos traían a sus casas personas importantes para la educación de sus hijos. Pues en la casa solariega de los Silva Meneses, - que se componía de los padres y doce hermanos, entre los que se encontraban Santa Beatriz y el Beato Amadeo, franciscano, - fueron los franciscanos los educadores y protectores. De aquí que Beatriz bebiendo de esas fuentes, quiso que su orden bebiera  también de la espiritualidad franciscana. Además fueron los defensores del dogma de la Inmaculada Concepción y siempre, desde el principio, han sido los hermanos que han estado al lado para ayudarnos y sostenernos.

     ¿Por qué Luisas?

Pues porque el titular del convento es San Luís, obispo y de aquí se deriva ese nombre.

 

     Ahora me apetece hacer un poco de historia de nuestro Monasterio:

                 Nacimos en Santa Gadea del Cid, y nuestro convento se denominaba  de San Bartolomé ( pero no nos llamaron bartolas). Vinieron como fundadoras monjas de Toledo, de la Casa Madre y consiguieron bula de aprobación del Papa Clemente VII en el año 1526. Permanecieron allí 63 años. Al cabo de medio siglo estaba al frente de la Comunidad la Madre Dª Casilda de Padilla, hija de los Condes de Buendía, don Juan de Padilla y Dª María de Acuña, que después de estar unida en matrimonio contra su voluntad con D. Martín de Padilla. Al verse libre, ingresó, primero en el monasterio recién fundado por Santa Teresa de Jesús de Carmelitas Descalzas en Valladolid para profesar luego, con las oportunas dispensas, en las Concepcionistas de Santa Gadea del Cid, a donde fue trasladada en 1580. Ahora bien, la Madre Casilda, al ser elegida Abadesa creyó que su comunidad no estaba bien en Santa Gadea del Cid y que debía trasladarse a Burgos, ciudad. Vio que aquel lugar era difícil para la subsistencia de la las monjas, y la comunidad se trasladó a Burgos en 1589. El número de monjas que se trasladaron de Santa Gadea a Burgos era 39. Alquilaron una casa en la Calle de la Puebla, donde permanecen  2 años. Seguidamente compraron un solar en la Plaza de Vega, donde se edificó el nuevo monasterio en 1591. Este Monasterio de la Plaza de Vega ha sido derribado por razones urbanísticas. Sin embargo, recientemente se ha encontrado un ala del Monasterio en perfecto estado que no conocíamos y que podrán ver un poco desde la misma puerta de la parroquia de San Cosme y San Damián.

     En este lugar permanecieron hasta que en 1941 nos trasladamos al actual domicilio en este Pº de los Pisones 52. Aquí permanecemos 10 Hermanas, que según el carisma que nos legó Santa Beatriz, nuestra vida es a honra de la Concepción de nuestra Madre Inmaculada. así nos dice la Regla: ( después de señalar la forma del hábito) Llevarán en el manto y en el escapulario la imagen de Ntra Sra. ... en el escapulario irá suspendida en el pecho... esta imagen recordará a las que profesan esta religión, que deben llevar entronizada en sus corazones a la Madre de Dios, como ejemplar de vida... Pero no, nos quedamos en nosotras mismas; como María, llevamos en el corazón los anhelos y esperanzas de los hombres de nuestro tiempo para presentárselos al Señor.

     Por lo demás, nuestra vida es sencilla, de espíritu franciscano, de oración,  minoridad, alegría y fraternidad.

     Nos ganamos la vida con el trabajo del bordado a máquina, que ya muchos conocéis.

     Yo puedo decir, que merece la pena dar toda una vida, viviendo desde María Inmaculada, el seguimiento de Cristo Redentor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

<< Volver atrás